Juan Botella

Wednesday, November 30th, 2016

"Mi nombre es Juan Botella. Nací en la Ciudad de México donde estudié hasta la preparatoria. Estudié la licenciatura en Oceanografía y una maestría en Oceanografía Física en la ciudad de Ensenada, Baja California. Continué mis estudios de posgrado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y el Woods Hole Oceanographic Institute (WHOI) en Oceanografía Física.

Actualmente soy maestro en la Monona Grove High School, donde doy clases de Física, Astronomía, Climatología y Meteorología."

Juan Botella fue uno de los ganadores de los Premios Presidenciales por Excelencia en la Eseñanza de Matemáticas y Ciencias.

¿Cuándo empezaste a sentir interés por la ciencia?

Desde muy pequeño me interesó el estudio del mar. Tendría siete años cuando decidí estudiar biología marina. Fue hasta entrado el tercer año de licenciatura en que dejé la biología marina para especializarme en oceanografía física.

¿Qué te motivó a estudiar ciencia?

Mi familia vacacionaba en una costa poco desarrollada tres veces al año. Me pasaba horas en la playa, preguntándome porque las cosas a mi alrededor eran como eran. Decidí estudiar ciencias para entender mejor al mar. Más adelante me gustaron mucho las matemáticas. Me di cuenta de lo importante que son para resolver problemas, por lo que decidí dedicarles más tiempo.

¿Puedes contarnos un poco más sobre tu trabajo y tus planes a mediano/largo plazo? 

Mi trabajo consiste en motivar estudiantes para que desarrollen las habilidades que les permitirán cumplir sus sueños. Me dedico a buscar materiales para la creación de lecciones en las que los estudiantes aprendan a descifrar los misterios de lo que les rodea. No basta con que los estudiantes aprendan los conceptos científicos. Es necesario que sepan utilizarlos para resolver nuevos problemas.

¿Puedes contarnos un poco de que se trata PolarTrec y tu experiencia en el programa? 

PolarTREC es un programa que junta a equipos de científicos que desarrollan investigaciones en zonas polares, con maestros y educadores de todos los niveles. La idea es que los maestros aprendan sobre los métodos de trabajo de los investigadores para que ayuden a difundir la importancia de dicha investigación, y para motivar a los alumnos a que estudien ciencias.

En el año 2011, participé en la expedición PolarTREC llamada Seawater Property Changes in the Southern Ocean (traducida como Cambios en las Propiedades del Agua de Mar en los Mares del Sur. Ver más información: https://www.polartrec.com/expeditions/seawater-property-changes-in-the-southern-ocean.

Además de estar una semana en la estación de investigación Antártica McMurdo, estuve a bordo de un rompehielos de investigación durante 68 días, durante los cuales aprendí sobre las investigaciones oceanológicas que se desarrollaban. Mi trabajo consistía en desarrollar materiales de difusión sobre la ciencia que desarrollábamos, como videos, entrevistas, artículos de difusión, y fotografías, además de ayudar en las actividades diarias propias de la investigación.

¿Tienes algún consejo para los jóvenes latinos que quieran explorar una especialización o carrera en ciencia?

Yo le recomiendo a los jóvenes que toquen cuantas puertas puedan. Que se animen a buscar profesores universitarios y les contacten. La mayoría de los profesores estarán contentos e ilusionados por verles intresados en su trabajo.

Es importante darse cuenta que nadie nace siendo buen científico. Se necesita mucho trabajo y dedicación para hacer buena ciencia. Lo bueno es que cualquiera que se esfuerce puede llegar a ser un gran científico. Lo mismo para la ingeniería.

¿Participas en o lideras algún programa para promover la ciencia entre los más jóvenes o la sociedad en general? 

Además de la colaboración con El Universo es Tuyo, actualmente estoy escribiendo una novela para jóvenes entre 8 y 12 años en la que los protagonistas aprenden el proceso científico, así como conceptos de ciencia polar, como física de partículas, biología en pingüinos, bioquímica de bacterias antárticas y más. Uno de los protagonistas es un estudiante hispano que además de participar en la expedición científica, confronta lo que es ser hispano en los Estados Unidos. Espero poder publicar el libro pronto para que ayude a motivar a jóvenes hispanos a estudiar ciencias.

¿Cuál ha sido uno de tus mayores desafíos durante tu trabajo? ¿Qué te ayudó a superarlo?

El mayor desafío, sin duda, ha sido el decidir no terminar mis estudios de posgrado cuando estudiaba en el MIT/WHOI. Tras varios años de estudio y tras pasar los exámenes de candidatura, desarrollé dolor crónico de cabeza que me dificultaron seguir estudiando. Decidirme a cambiar de sueño no fue fácil en aquel momento, pero ahora lo veo como la mejor decisión de mi carrera. Esos años de posgrado me han ayudado mucho a ser el maestro que soy, por lo que no pienso que ese tiempo sea tiempo perdido.

Lo que me ayudó a tomar la decisión de abandonar mis sueños académicos fue el apoyo familiar, de mis amigos y profesores, así como mantener la esperanza de que podría contribuir al desarrollo y difusión de la ciencia. Ahora estoy  muy contento al saber que mi trabajo puede tener un gran impacto en los jóvenes, aun aquellos a los poco les interesa la ciencia.